1.Asociación Tres Soles PDF Imprimir Correo

La comunidad infanto-juvenil „Tres Soles" oficialmente es parte de la Asociación "Tres Soles" en Suiza, que apoya el proyecto y confiere seguridad jurídica al proyecto y a su fundador suizo.

 

2. La Parroquia St. Konrad

Tres Soles es impensable sin la Parroquia St. Konrad - ¡y eso desde más de 20 años!

La parroquia, con su párroco de aquel entonces, Bernhard Hermann, y algunos otros miembros comprometidos como Ingeborg y Hans-Georg Kowalski, Magda y Kart-Heinz Keller, Günter y Hermine Haag y muchos otros "guerreros" decidieron hace más de 20 años apoyar económicamente al fundador del proyecto, el joven suizo Stefan Gurtner.

El fundador de Tres Soles, Stefan Gurtner, y la parroquia no tenían idea por donde les iba a llevar este camino. St. Konrad fue, es y será un factor determinante en la exitosa historia de Tres Soles, pese a que o precisamente porque Tres Soles es un proyecto política y religiosamente independiente. El apoyo moral y económico brindado por St. Konrad es el pilar principal de Tres Soles, casi se puede considerar milagroso:

Libre de burocracia, dinámico, sin perder tiempo actúa y reacciona frente a todos los retos y dificultades que se presentan, especialmente las familias Keller y Haag.

St. Konrad es el centro del ovillo donde todos los hilos referentes a Tres Soles se juntan; administra todas las donaciones que llegan de toda Alemania, trabaja en la promoción y difusión, respondiendo preguntas, satisfaciendo inquietudes etc.

Magda Keller recuerda el comienzo de Tres Soles:

En este entonces Stefan Gurtner trabajaba como voluntario en un comedor popular en La Paz, con el cual también la parroquia St. Konrad tenía contacto. Cuando después de terminar su año social los niños callejeros, con quienes había trabajado tanto tiempo, le rogaron quedarse, Stefan Gurtner se vio enfrentado a un gran reto. Se quedó. Todos sus planes, su proyecto de vida (regresar a Europa, estudiar literatura) de un momento al otro se pulverizaron. Sin recursos, solo con un monto que había ahorrado para continuar su viaje, se instaló junto a los niños en una casa semidestruida, para seguir con el trabajo con el cual se había comprometido. El desarrollo de la idea, en nuestro tiempo casi inimaginable, tomó su curso. Cuando la Parroquia St. Konrad se enteró del propósito de Stefan Gurtner, decidió bajo el mando del párroco de este entonces apoyar el proyecto. La piedra fundamental para un trabajo fértil y en conjunto ya estaba colocada.

Muchas gracias!