Excursión de confraternización PDF Imprimir Correo

Comunidad Infanto Juvenil Tres Soles y Residencia Estudiantil Luis Espinal

Llega el mes de julio, solesianos y espinaleanos se disponen a hacer maletas, pequeñas mochilas, bolsas de plástico en algunos casos, pero las mismas, a diferencia de otros años, empezaron a hacerse hasta una semana antes de la excursión o más. El lugar elegido, el paraíso eco turístico del trópico cochabambino, mejor conocido como Villa Tunari, antes llamada San Antonio por aquellos pocos valientes que se animaban a explorarla.

Nos preguntamos ¿Sera posible que con 2000 Bs. Podamos llevar a mas de 60 personas a uno de los lugares más bellos y caros del país? La respuesta es no, sin embargo, estamos en Bolivia y aquí pasan cosas increíbles, ya sea para bien o para mal, además, contamos con un personal unido, temerosos al principio sí, pero unidos al fin, unas voluntarias incansables y un deseo insoslayable de tener unas vacaciones inolvidables.

Por eso, solesianos, residentes, voluntarias, personal, comunidad quillacolleña, amigos del exterior, sin olvidar el apoyo de nuestra parroquia Santísima Trinidad, decidimos llenar esas mochilas con un rico fricase, una infaltable sopa de maní que quemaba de rica, un sabroso pampaku, pique a lo macho y charquekan excelentemente preparados y la novedad, una increíble ensalada de papa llena de amor y cariño por la causa.

Si la pasamos bien, es otra historia, si el transporte nos volvió a fallar e hizo honor a la temida hora boliviana, también lo es, si nuestro personal fue atacado por insaciables insectos tropicales, incluso por animales en cautiverio, quedara para la anécdota pues nada de eso dejara de arrancarnos una grata sonrisa.
Lo que importa es que lo logramos, con el apoyo de todos nuestros amigos y el trabajo en equipo hemos logrados triplicar nuestro presupuesto inicial y viajar por tres días a tan paradisiaco lugar, lo que importa es ver, sentir y palpar con la mirada la alegría de aquellos niños que tanto nos necesitan y que no paraban de correr por el alojamiento (“El Pilunchi”) ni de jugar con el Pancho (cerdo de monte).

Tampoco importa si Chile salió campeón, importa la confraternización y la cohesión. Igual disfrutamos de esos bellos paisajes, de ese clima soñado y esa naturaleza que no se ha cansado de impactarnos.
Bello el Parque Machía, bello el Centro de Preservación Ecológica La Hormiga, bella Incachaca y los Tres Arroyos que estuvieron a la altura de Tres Sole.

(escrito por Jorge Copa, Psicólogo)

Septiembre 2015

 


Cookies

Para poder diseñar nuestro sitio web de manera óptima para usted, utilizamos cookies. Al continuar utilizando el sitio web, acepta el uso de cookies.