Las coloridas murallas de Tres Soles Imprimir

En el transcurso de los últimos años tuvimos que construir una muralla alrededor de nuestro terreno, no porque tenemos miedo que se escapen los niños y niñas, sino porque la zona poco a poco se está urbanizando, quiere decir, la delincuencia y otros fenómenos como el alcoholismo y las pandillas juveniles se han incrementado fuertemente. Había el caso que de repente aparecía un borracho en nuestro patio o una vez hasta hubo una pelea entre dos pandillas juveniles enemistadas a tal grado que tuvimos que llamar a la policía ante los ojos aterrados de los solesianos.

Las murallas recibieron un revoque y después fueron decoradas poco a poco en los últimos años durante las vacaciones. Las voluntarias desde 2011 han pintado con entusiasmo conjuntamente con los niños. Esta acción fue realizada gracias a la ayuda de sus familiares en Alemania. Como pueden ver en las fotos, se crearon verdaderas pequeñas obras de arte. A parte que la pintura se ve más acogedora y bonita también tiene un efecto tranquilizante y terapéutico en los niños, niñas y adolescentes, lo mismo que otras actividades artísticas como música, teatro y danza. Aunque en Tres a falta de terapeutas formados no realizamos terapias en el sentido propio de la palabra, la pintura es parte importante de nuestro concepto educativo, como también se aprecia en nuestro taller de tarjetas. Nosotros estamos convencidos que la estética exterior tiene influencia en la estética interior, es decir, conlleva a la formación de personas mejores. En todo caso, la pintura tiene un efecto curativo, además de fomentar la autoestima, la motricidad fina y la diferenciación de formas y tamaños.

Stefan Gurtner, febrero de 2013