Encuentro de ex becarios Imprimir

Durante el 17 y 18 de octubre se realizó en Tres Soles el esperado encuentro de ex becarios de la comunidad que se organiza cada tres años. El encuentro se inauguró el sábado en la tarde con una sencilla cena y un “velada cultural” donde se presentaron bailes y canciones. Para el domingo en la mañana estaba planificado un debate. En total participaron 14 varones y 4mujeres más o menos jóvenes que alguna vez vivieron en la comunidad. Entre ellos estaban Lucio, Braulio y Joaquín que muchos de los visitantes de la página web ya conocen (vea “Historias extraordinarias”), pero también muchos otros que contaron sobre sus experiencias y la vida que llevan. Para los actuales habitantes de la comunidad es muy importante saber qué se puede lograr y que errores hay que evitar. Sin embargo, lo que a mí personalmente  más me emocionó no eran las “historias extraordinarias”, sino ver a los ex solesianos con sus compañeros/as y sus pequeños hijos que estaban correteando y riendo. Por ejemplo Benjamín, que hoy en día es chofer y que tiene dos niños de dos y cuatro años, o Edgar, pintor, que tiene dos hijos propios y reconoció además al hijo de su compañera. Gladys, de profesión peluquera, con sus 39 años y desde 8 meses ya es abuela. Para nosotros, al final, no es tan importante si hayan hecho una formación profesional o no y que travesuras hayan cometido en su juventud. “Yo no aproveché la oportunidad que tenía en Tres Soles”, admite uno con francesa en el debate, y otro ríe pícaramente: “¡Oh, qué mal me porté en esos entonces!”
Importante es verdaderamente como hoy en día asumen su responsabilidad paterna y que no traten a sus hijos como ellos habían sido tratados por sus padres. Se comenta la situación de uno de los compañeros que maltrata regularmente a su esposa y a sus hijas. “¿Cómo se puede maltratar a la persona que más se quiere?”, alguien pregunta. Hay que saber que lamentablemente en Bolivia de diez niños ocho son maltratados físicamente, según estadísticas.
El domingo el encuentro concluyó con un sabroso almuerzo y un programa deportivo en la tarde. El día siguiente, Joaquín puso, juntamente con una foto del grupo, la siguiente frase en Facebook: “Si la vida no tuviera tropiezos, jamás hubiera conocido esta familia.... Aquí crecí, esta es mi casa, aquí dejé huellas, recuerdo no ser ese hijo perfecto que todo padre quiere, pero con todas mis travesuras me aceptaron tal y como soy y gracias, es poco comparado a lo que ellos me dieron..... Hay tanto que contar, pero no creo poder decirlo todo, solo las imágenes nuestras que logré.” Dedicó estas frases a su lindo Santiaguito, su hijo.
Stefan Gurtner, octubre de 2014